TIEMPO EN ALTO PARANÁ

ANDE no puede seguir tolerando robo de energía de criptomineras

La situación en la que se encuentra la Administración Nacional de Electricidad (ANDE) es insostenible. La reciente exposición del funcionamiento de una gigantesca granja mineradora de criptomonedas, ubicada a escasos metros de la subestación Santa Rita, en el barrio Europarque, revela un problema de magnitudes alarmantes. Según fuentes internas de la estatal, esta granja estaría sustrayendo cantidades industriales de energía sin pagar lo correspondiente, en una operación que se estima genera pérdidas de entre 150.000 y 180.000 dólares mensuales.

Este problema no es solo financiero; tiene consecuencias directas y devastadoras para la comunidad de Santa Rita. Conocida como “la capital del progreso del Paraguay”, los residentes de esta ciudad enfrentan cortes de energía diarios debido a la inestabilidad en el suministro, directamente atribuida a las operaciones clandestinas de estas granjas. Es inadmisible que mientras una empresa privada se enriquece ilícitamente, los ciudadanos comunes tengan que soportar interrupciones constantes de un servicio esencial.

La complicidad dentro de la ANDE es evidente y no puede ser ignorada. Funcionarios subalternos han señalado que los responsables de la granja pagan un monto ínfimo por la enorme demanda de energía que generan. La falta de transparencia y la aparente connivencia de los jefes regionales, como Norma Paredes y el Ing. Domiciano Silguero, quien ha sido señalado como el principal responsable de la permisividad estatal, son inaceptables. La gravedad de estas acusaciones se intensifica con el silencio de las autoridades locales y la falta de datos oficiales sobre el consumo y los pagos de estas empresas.

La reacción desde la capital, a menudo impulsada por la presión mediática, no es suficiente. Los operativos contra estas prácticas ilícitas deben ser sistemáticos y constantes, y no simplemente respuestas temporales a la indignación pública. La ANDE, bajo la dirección del presidente Ing. Félix Sosa, debe tomar una postura firme y decisiva. Las recientes críticas y acusaciones de corrupción dentro de la estatal, como las expresadas por los senadores Enrique SalynBuzarquis y ColymSoroka, deben ser investigadas a fondo y, de ser ciertas, los responsables deben ser sancionados ejemplarmente.

El robo de energía no solo afecta económicamente a la ANDE, sino que pone en riesgo la estabilidad del sistema energético de toda la región. La permisividad y la corrupción no pueden ser toleradas en ninguna circunstancia. Es imperativo que la ANDE implemente medidas estrictas para prevenir y sancionar el robo de energía por parte de estas granjas mineras. Los responsables de estos delitos deben ser castigados con todo el peso de la ley, y las autoridades internas que facilitan estas actividades deben ser removidas de sus cargos de manera inmediata.

La comunidad de Santa Rita y toda la región de Alto Paraná merecen un servicio eléctrico confiable y justo. La ANDE tiene la responsabilidad de garantizar esto, y no puede permitir que intereses privados continúen explotando y perjudicando a los ciudadanos. Es hora de actuar con decisión y transparencia para restaurar la confianza y la integridad en la administración de la energía eléctrica en Paraguay.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COTIZACIÓN DEL DÓLAR

USD1
Estados Unidos Dólar. USA
=
7.518,17
PYG 0,00%
0,92
EUR +0,07%
5,42
BRL –0,09%
916,60
ARS –0,21%
40,04
UYU 0,00%