TIEMPO EN ALTO PARANÁ

Jacqueline Cabañas: Una ingeniera paraguaya que se destaca en Alemania

La esteña Jacqueline Cabañas, una ingeniera electromecánica, se encuentra actualmente cursando un doctorado en la prestigiosa Universidad RWTH de Alemania. En esta entrevista con el diario La Clave, Jacqueline nos comparte su experiencia, sus desafíos y sus sueños para el futuro, inspirando a las jóvenes que se interesan en las áreas STEM. “Paraguay es un paraíso para los ingenieros. Si se da la oportunidad, hay mucho por hacer”, apuntó.

Jacqueline Cabañas, oriunda de Ciudad del Este.

¿En qué consiste tu PhD y el trabajo que realizas en la Universidad RWTH?

Mi doctorado se centra en el uso de la Inteligencia Artificial como herramienta para el diseño de parámetros de control y protección en sistemas MVDC. Como investigadora asociada, mi labor principal es liderar y ejecutar proyectos europeos (UE) relacionados con HVDC o MVDC. También hay proyectos netamente alemanes, pero para ello es necesario dominar el idioma alemán. Como los proyectos de la UE son internacionales, mi idioma de trabajo es el inglés. Estos proyectos no suelen estar directamente relacionados con mi tesis doctoral, sino que se orientan a la industria, lo que me encanta del sistema alemán. El doctorado se realiza en el tiempo libre, por lo que la graduación puede demorarse hasta 7 años. No es mi objetivo principal, por lo que ando a la corrida todo el día (risas). También soy auxiliar en la clase de Modelado y Control de Sistemas de Potencia con Baja Inercia.

¿Qué te motivó a realizar un doctorado en el extranjero?

Luego de terminar mi maestría en la Universidad de Edimburgo y trabajar en una empresa de Escocia, me di cuenta de que aún me faltaba mucho por aprender. Experimenté lo que es trabajar en un lugar donde valoran tu formación y capacidades. Esto me abrió las puertas a adquirir nuevos conocimientos y experiencias que me sorprendieron gratamente. Te das cuenta de que, con dedicación, esfuerzo, fe en Dios y coraje, el cielo es el límite. Cuando las condiciones se dieron y vi la oportunidad de dar el siguiente salto en mi carrera, con el apoyo de mi familia, me dije “jaharei katu hese” (vamos con todo) y qué mejor que hacerlo de la mano de Alemania, donde valoran tu formación y quien no corre vuela.

¿Cuál es tu opinión sobre la brecha de género en la educación y el trabajo, teniendo en cuenta tu experiencia fuera del país?

Que no experimento eso acá. Incluso, en algunas empresas no te piden definir tu género ni incluir una foto en tu CV. Lo que le interesa al empleador son tus experiencias, formación y capacidades. Son ellos los que te “ruegan” que los elijas, no al revés. Eso me parece genial, no hacen distinción de género para asignarte tareas. Las mujeres en mi área trabajan en lo que se formaron, en tareas técnicas. En cuanto a la educación, en ingeniería aún hay más hombres que mujeres, pero cada año la diferencia se reduce y hay más mujeres incorporándose. En el instituto donde trabajo tenemos un buen número de mujeres e incluso una de las jefas es una ingeniera.

¿Cuáles son los principales desafíos que enfrentas?

Vivir en el extranjero no es todo color de rosa. Como dice la frase, grandes logros requieren grandes sacrificios y estoy totalmente de acuerdo. Uno de los desafíos es estar sola lejos de la familia y amigos. Luego está el idioma. No hablar alemán fluido me dificulta la interacción con las personas, especialmente con las mayores en los servicios públicos. Incluso, conseguir departamento fue un desafío, ya que algunos propietarios solo quieren inquilinos que hablen bien alemán, lo cual es comprensible, pero a veces te desanima. Sin embargo, gracias a Dios siempre se encuentra una solución. También hay que lidiar con el síndrome del impostor, esa sensación de que no eres suficiente, que no lo vas a lograr. Luchar contra esa falta de seguridad que te dejan experiencias pasadas y que a veces se intensifica con proyectos grandes y abrumadores.

¿Cómo crees que tu experiencia en el extranjero te ayudará a contribuir a Paraguay?

La joven esteña junto a su familia.

En Ciudad del Este fui mentora en el programa Becas Chevening y representante de Alto Paraná en Becas PY, ayudando a aplicantes de Becal y Fulbright. Me encanta verle a mis metees cumplir sus sueños. Por cuestiones de tiempo y trabajo tuve que dejar mi rol activo, pero sigo en contacto con ellos, que se han convertido en buenos amigos y a quienes admiro mucho. Una vez que termine mi doctorado, me gustaría dar charlas e incentivar a jóvenes en universidades del Paraguay, empezando por mi alma mater: la UCAP, que me brindó mucho apoyo cuando apliqué a las Becas Chevening.

¿Qué proyectos te gustaría desarrollar en Paraguay en el futuro?

Paraguay, como dicen los diarios, es un paraíso para los ingenieros. Si se da la oportunidad, hay mucho por hacer. También es importante seguir incentivando a los jóvenes a tomar en serio su formación y mostrarles lo que son capaces de lograr. Y cómo podemos usar nuestros conocimientos y recursos para cumplir nuestros sueños. En una conferencia en Inglaterra, un ingeniero de la ANDE me preguntó de dónde era. Le dije: Paraguay. Y él me respondió: “Es el país que tiene casi el 100% de generación de energía renovable y una de las mayores hidroeléctricas del mundo. Además, vende la energía no usada al Brasil. El río Paraná es potente. Tengo la impresión de que Paraguay es un país muy potente”. Me encantó escucharle hablar así de mi país. Me enorgullece que se tenga esa imagen de Paraguay desde afuera en el área de ingeniería. Sin embargo, también es común que al decir de dónde soy, me digan “sos la primera persona de Paraguay que conozco”. Esto genera una presión extra para continuar haciendo un buen trabajo, representando bien al país y enseñando algunas palabras en guaraní.

¿Qué mensaje le darías a las jóvenes de que están interesadas en STEM?

A las jóvenes que están interesadas en STEM les digo que continúen, que no se den por vencidas. Nunca permitan que personas en cargos altos, que ni siquiera están ahí por mérito propio, las definan. Tomen en serio su carrera desde el primer día. Obtener un buen promedio es difícil, pero vale la pena. Crean en su capacidad, a veces el mayor obstáculo en nuestra carrera somos nosotros mismos. No se conformen si no están a gusto en alguna carrera o trabajo. Si algo les hace feliz, luchen por eso. No agachen la cabeza, hay mucho por lo cual estar orgullosas. A pesar de todo, Paraguay no son las personas en el poder, Paraguay somos cada uno de nosotros. Cada vez que tenemos la oportunidad, debemos tratar de hacer de él un país mejor desde donde estemos y como podamos. Y, finalmente, pero antes que todo: Confianza en Dios, siempre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COTIZACIÓN DEL DÓLAR

USD1
Estados Unidos Dólar. USA
=
7.404,16
PYG +0,34%
0,94
EUR +0,12%
5,18
BRL +1,12%
868,24
ARS +0,31%
38,67
UYU +0,11%