TIEMPO EN ALTO PARANÁ

El Vía Crucis mayor revistió de fervor religioso a la ciudad de Hernandarias

La Madre Dolorosa llegando hasta la plaza central de Hernandarias.

Miles de almas se unieron en un mar de velas y cantos para revivir la pasión y muerte de Jesús en el Vía Crucis mayor de Hernandarias. Un recorrido de más de un kilómetro se transformó en un escenario de profunda fe y devoción, donde el color y la solemnidad se conjugaron para llevar a los presentes a un viaje en el tiempo a través de las 14 estaciones.

Candiles iluminaron el camino, guiando a una multitud que acompañaba a un Cristo con la cruz a cuestas, seguido por la Madre Dolorosa, ambas imágenes talladas en madera en tamaño natural y hombres vestidos de negro cargando cruces. Lamentos melancólicos y cantos religiosos llenaban el aire, creando una atmósfera de profunda emoción y recogimiento.

Más que una simple procesión, el Vía Crucis mayor de Hernandarias se ha convertido en una tradición que convoca a feligreses de todo el departamento y del país. Declarado de interés patrimonial, cultural y distrital por la Municipalidad. Este evento, año tras año, se va consolidando como un hito dentro del calendario religioso y turístico de Alto Paraná.

Sin dudas el Vía Crucis mayor de Hernandarias va más allá de una simple procesión. Es una expresión viva de la fe del pueblo católico, un acto público de fe y verdad que cobra relevancia cultural que, una vez más, atrajo a miles de personas, creyentes y no creyentes.

Este evento religioso y cultural cuentó con la participación de diferentes escuadras que representaron los diferentes momentos de la pasión de Cristo. Los estacioneros, herederos de la más auténtica tradición estacionera del Paraguay, portaron las cruces y escenificaron las diferentes etapas del Vía Crucis.

ESCUADRAS

La escuadra de las matracas creó un ambiente de solemnidad con su sonido, mientras que los penitentes, hombres y mujeres vestidos con túnicas de color negro, se ofrecieron voluntariamente para llevar la cruz, representando el sacrificio de Jesús.

La imagen de la Dolorosa, una virgen de tamaño natural con un semblante de profunda tristeza, es llevada por mujeres que siguen a Cristo en su camino hacia el calvario.

Las últimas estaciones se rezaron en la plaza central de la parroquia Nuestra Señora de la Asunción. Se representó la crucifixión de Jesús, el descenso de la cruz, la colocación en los brazos de María y la sepultura. El cuerpo de Cristo fue depositado frente a la imagen de la Virgen, donde los presentes veneran las imágenes en un acto de profunda devoción.

Las imágenes del Vía Crucis mayor de Hernandarias fueron talladas por el artista Elías Orrego, siguiendo la tradición franciscana de tallado de la madera. Son obras de gran belleza que ayudan a los presentes a meditar en los misterios dolorosos de Cristo.

El Vía Crucis mayor de Hernandarias es una experiencia única que invita a la reflexión y al encuentro personal con Jesús. Una oportunidad para fortalecer la fe, renovar la esperanza y vivir la Semana Santa con un significado más profundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COTIZACIÓN DEL DÓLAR

USD1
Estados Unidos Dólar. USA
=
7.378,80
PYG 0,00%
0,94
EUR –0,12%
5,12
BRL 0,00%
863,67
ARS –0,36%
38,59
UYU 0,00%