TIEMPO EN ALTO PARANÁ

Fundación Tesãi debe dejar de ser manejada como un “boliche” de políticos y sindicalistas

El hospital de la Fundación Tesãi necesita de gerentes comprometidos y transparentes, capaces de devolver a la entidad su rol social, desatendido en los últimos años.

Sindicalistas y políticos se disputan los altos cargos gerenciales de la Fundación Tesãi, que administra el Hospital del Área 2 y percibe millonarios recursos de la Itaipu Binacional, cuyos empleados son atendidos en el centro asistencial de referencia. En los últimos cinco años, esta fundación ha sido manejada como “boliche”, a disposición de los politiqueros de turno y afines al gobierno del expresidente Mario Abdo Benítez, mientras se descuidó por completo la asistencia social, que está prevista en los estatutos de la entidad.

El presidente Santiago Peña (ANR – Honor Colorado) aún no decidió quién será el nuevo gerente ejecutivo de la Fundación Tesãi. Sin embargo, ya está recibiendo fuertes presiones de parte de políticos y sindicalistas, para designar a alguien “a fin” a los propósitos de los mencionados, que pretenden seguir utilizando como “botín de guerra” a la fundación, así como ha sido durante los cinco años de gobierno del expresidente Mario Abdo Benítez (Fuerza Republicana).

De hecho, la Fundación Tesãi, cuyo gasto es cubierto mayormente con millonarios recursos provenientes de la Itaipu Binacional, es una entidad que normalmente es utilizada por los políticos del gobierno de turno para colocar a funcionarios y a la vez dar privilegios en atención médica a sus seguidores.

El gerente ejecutivo de la Fundación Tesãi es nombrado por decreto presidencial y es así que el presidente Peña recibe presiones de diferentes sectores, principalmente de referentes de Honor Colorado, que ahora están en el poder.

FUERTES CUESTIONAMIENTOS

Hace años existen severos cuestionamientos hacia los manejos de dicha fundación, que percibe millones de la Itaipu para la atención médica a sus funcionarios y jubilados, sin embargo, sus manejos administrativos son oscuros, ya que también perciben millones de entidades aseguradoras, sin rendir cuentas a nadie sobre sus ingresos.

Inclusive, movimientos y coordinadoras vienen acusando a la Fundación de “negar la atención médica mínima” a la población más carenciada y falta total de sensibilidad social. Así también denunciaron la falta de transparencia en el manejo de los fondos sociales de la Fundación.

Cuestionaron además los sucesivos hechos de corrupción que empañan hace años a la entidad, subvencionada con recursos de la Binacional, cuyos empleados son atendidos en dicho centro asistencial.

La Fundación Tesãi es una institución que se maneja con total hermetismo y que no rinde cuentas a nadie sobre sus manejos financieros. Lo que sí es de conocimiento público es que el hospital es “subvencionado” por la Itaipu Binacional, cuyos funcionarios activos y jubilados son atendidos en el nosocomio del Área 2. Sin embargo, Tesãi también trabaja con diversas operadoras de medicina prepaga, a las que factura sumas millonarias, empero no existe rendición de cuentas clara al respecto.

Bajo la gestión de Fernando Bittinger, gerente ejecutivo de Tesãi, se dieron varios casos que merecían al menos una sanción de la binacional, como el de un jubilado que murió aplastado al caer por el agujero de un ascensor con desperfectos, mientras que el segundo hecho es el fallecimiento de un guardia de seguridad de la Itaipu por falta de neurocirujano. Sin embargo, en complicidad con el Ministerio Público, las investigaciones de estos hechos quedaron en la nada. Y lo peor, que pese al supuesto “espíritu de responsabilidad social” de la fundación, lo que menos hacen es atender a personas humildes. Generalmente, los únicos beneficiarios son personas pudientes o a pedido de políticos, que utilizan sus influencias para forzar atención gratuita en el hospital de referencia.

SINDICATOS SOLO ACTÚAN DE ACUERDO A SUS INTERESES

Los sindicatos de funcionarios de la Fundación Tesãi también son muy cuestionados, ya que constantemente “negocian” con la gerencia ejecutiva para la obtención de más privilegios y también contratación de parientes y amigos en la institución. En la actualidad, uno de los dirigentes sindicales, Edgar Domínguez, estaría presionando para que su esposa, Nair González, ocupe uno de los cargos más altos de la entidad, nada más y nada menos que la gerencia ejecutiva. Igualmente, otros dirigentes estarían haciendo lobby en Asunción para ubicar a un esteño al codiciado cargo.

Será de vital importancia que el presidente Santiago Peña elija a una persona capaz para devolverle la función social a la fundación, que se ha perdido en los últimos cinco años, en que la institución fue usada como entidad privada y “botín de guerra” de políticos y sindicalistas oportunistas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COTIZACIÓN DEL DÓLAR

USD1
Estados Unidos Dólar. USA
=
7.404,16
PYG +0,34%
0,94
EUR +0,06%
5,18
BRL +1,13%
868,25
ARS +0,31%
38,67
UYU +0,11%