TIEMPO EN ALTO PARANÁ

Negocio de “Kelembu” impulsó cambio de ordenanza en complicidad con sus colegas

Detrás de la modificación de la ordenanza 16/16 JM, que regula la habilitación de estaciones de servicios en Ciudad del Este, se encontraría un negocio del concejal Celso “Kelembu” Miranda, quien sería uno de los propietarios de un surtidor que se construye a unos 70 metros de otra gasolinera sobre la supercarretera. El miércoles último, la Junta Municipal aprobó la modificación de la ordenanza en el punto en que se exige que la distancia entre uno y otro surtidor debe ser de 1.000 metros. La exigencia se redujo a apenas 300 metros. Participaron también sus colegas María Portillo, Perla Rodríguez y Miguel Coronel.


Construcción del surtidor que sería del concejal Celso “Kelembu” Miranda.

El concejal Celso Miranda presentó una minuta solicitando la modificación de la citada ordenanza, para lograr la reducción de la distancia exigida para habilitar entre una y otra estación de servicio. También firmaron como proponentes la concejal María Portillo (PLRA), Perla Rodríguez de Cabral (ANR) y Miguel Coronel (ANR). El dictamen de la comisión de legislación fue favorable, se trató y aprobó sin que exista ninguna oposición o mínimo debate.

Lo que movió a los concejales a cambiar la ordenanza no tuvo que ver con la seguridad ni la peligrosidad que podría implicar sino un negocio del concejal Miranda. El mismo, actualmente, sería uno de los dueños de un surtidor que se construye sobre la supercarretera, al costado del Cuerpo de Bomberos, en el barrio Santa Ana. La gasolinera se instala a unos 70 metros de otro surtidor, ignorando cualquier normativa de seguridad y salubridad.

Asimismo, fuentes afirman que Portillo, Rodríguez de Cabral y Coronel recibieron una fuerte suma de dinero para dar su visto bueno, al igual de otros concejales, quienes permanecieron callados cuando se puso a consideración el dictamen para la modificación, y ninguno emitió voto en contra.

PELIGROSIDAD

Funcionarios del Ministerio del Ambiente y Desarrollo Sostenible (MADES) se habían presentado en la Junta en noviembre de año pasado para advertir sobre la peligrosidad y salubridad que representa la falta de respeto a las normas ambientales para la habilitación de surtidores.

Los profesionales del MADES, Lourdes Bogado y Alicia Benítez, buscaron que este ministerio y la Junta Municipal unifiquen criterios, para así ya no otorgar habilitaciones a estaciones de servicio, sin preservar la seguridad y salubridad de la población.

La directora de ordenamiento ambiental, Lourdes Bogado, explicó que uno de los peligros de incumplir las leyes es la contaminación de los acuíferos. “Se comprobó la contaminación del acuífero Patiño, en el departamento Central. Se tomaron muestras de pozos y se encontró MBTE, que es una sustancia química que se encuentra en el combustible, que daña al ser humano, y el consumo del agua de pozos contaminados puede causar enfermedades y llevar hasta la muerte”, explicó Bogado.

Acotó que la distancia entre una estación de servicio y otra, en zonas urbanas deben ser de 1.000 metros. En tanto, de una estación de servicio a zonas de aglomeración de personas debe ser de 100 metros al menos. Mientras que en la zona rural, la distancia debe ser de más de 1.000 metros. Igualmente, una gasolinera no puede estar a menos de 100 metros de ductos de agua.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COTIZACIÓN DEL DÓLAR

USD1
Estados Unidos Dólar. USA
=
7.512,79
PYG –0,04%
0,92
EUR +0,05%
5,17
BRL 0,00%
890,27
ARS 0,00%
38,47
UYU –0,08%