TIEMPO EN ALTO PARANÁ

Enrique Bacchetta: El jurado de Enjuiciamiento de Magistrados y la libertad de expresión de los funcionarios Públicos

Credibilidad. Este es uno de los siete valores pregonados por el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados —en adelante JEM—, que nuevamente estuvo medido por el termómetro de la opinión pública. Es que, recientemente, el presidente de la referida institución Enrique Bacchetta, realizó mediante la red social “Twitter”, una declaración de apoyo al Señor Ulises Quintana, —diputado con permiso— quien actualmente atraviesa un proceso penal, en cuya imputación presentada en su contra por el Ministerio Público, le endilga la comisión de los hechos punibles de tráfico de influencias, lavado de dinero, asociación criminal y enriquecimiento ilícito.

Al tuitear, Enrique Bacchetta refiere lo siguiente: “Fuerza querido Ulises, el cariño, afecto y confianza te lo ganaste caminando y trabajando duro, espero que pronto puedas recuperar tu libertad, deseo que tengas fuerza y fe , para poder enfrentar la injusticia que estás viviendo”.

Esta declaración generó todo tipo de críticas hacia el senador. Así, desde el Colegio de Abogados del Paraguay —en adelante el Colegio—, llamaron a una sesión extraordinaria para tratar la conducta del presidente del Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados. El Colegio se expidió sobre sobre la cuestión mediante una nota, la cual en uno de los puntos destacaron que: “Los miembros del Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados deben constituirse en garantía de imparcialidad y ecuanimidad y no en elemento de presión o extorsión”. En otro punto resaltante y puntual sobre el tuit del senador, el Colegio ha dicho que “las manifestaciones del senador Enrique Bacchetta, no pueden ser disgregadas de su rol de presidente del Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados”.

Pues bien, teniendo como antesala lo reseñado anteriormente, trataré de analizar el derecho de libertad de expresión con un criterio objetivo, netamente académico y alejado de cualquier injerencia política y en especial, se abordará limitadamente el ejercicio del derecho de libertad de expresión de los funcionarios públicos, y trataré de escudriñar si lo expresado por el presidente del Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados le estaba prohibido en el marco de la función que desempeña y la manera en que ese derecho debe ser ejercido desde su posición. Se ha dicho que, la libertad de pensamiento y expresión es la piedra angular de cualquier sociedad democrática; comprende la libertad de difundir toda clase de ideas, de buscar, recibir y difundir informaciones, sin consideración de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o en forma impresa o artística, o por cualquier otro procedimiento elegido por la persona, incluye además “la posibilidad de profesar y discutir, como una cuestión ética, cualquier doctrina, por inmoral que pudiera considerarse. A su vez, la Corte Interamericana de Derechos Humanos, en el caso: “Ricardo Nicolás Canese Krivoshein c/ Paraguay”, señaló que, libertad de expresión es un medio para el intercambio de ideas e informaciones entre las personas.

Ya en el ámbito interno, nuestra Constitución Nacional garantiza la libertad de expresión en el art. 26. En ella, se establece además, el derecho a la opinión, sin censura alguna, sin más limitaciones que las dispuestas en la Constitución y que a consecuencia, no se dictará ninguna ley que las imposibilite o las restrinja. En ese sentido, es sabido que el derecho de libertad de expresión, implica: opinar, criticar o informar. Así pues, en lo que respecta al senador Enrique Bacchetta, se puede decir que “no existe norma expresa impuesta por el Estado” que lo imposibilitaba de opinar sobre el señor Ulises Quintana y específicamente hasta se podría decir, que no había óbice para realizar juicios de valor sobre la injusticia o no de la persecución penal emprendida de parte del órgano represor del Estado (Ministerio Público) en contra de Ulises Quintana.

Sin embargo, no hay que olvidar que un miembro del JEM, se enrola en las potestades que tiene un juez, como el emitir voto para la a remoción, el apercibimiento o la absolución de un funcionario público (jueces, fiscales y magistrados). En este punto, la doctrina y la jurisprudencia es conteste en afirmar que un juez se debe evitar pronunciarse sobre el fondo de un determinado pleito que deba resolver, en otras palabras, la libertad de expresión mediante una opinión se halla limitada; con esto se quiere señalar que la libertad de expresión no es un derecho absoluto y que puede estar sujeto a restricciones.

Concuerdo plenamente con Jordi Nieva cuando dice que un juez “debe tener especial cuidado con sus expresiones públicas, dado que los ciudadanos no deben ver la imagen de un juez mediatizado por un gobierno o por un poder fáctico, y mucho menos verle propenso a ideologías que romperían su imparcialidad a la hora de juzgar ciertos asuntos”.

El presidente del Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados, es una persona que cumple una función púbica en una institución del Estado, y las declaraciones que realice lo debe hacer de manera mesurada, cuidando en todo momento que la misma no interfiera sobre la independencia y autonomía de las autoridades y en este caso en específico que se ha suscitado en la semana, en contra del Ministerio Público. Esa limitación que se le impone a su libertad de expresión “es necesaria en una sociedad democrática” y más aún en su condición de presidente de JEM, también por la cercanía que mantiene con el señor Ulises Quintana, pues ambos pertenecen al mismo partido político (ANR), circunstancias éstas que se infiere de manera clara en su tuiteo. “Los funcionarios públicos, en especial las más altas autoridades de Gobierno, deben ser particularmente cuidadosos en orden a que sus declaraciones públicas no constituyan una forma de injerencia o presión lesiva de la independencia judicial o puedan inducir o sugerir acciones por parte de otras autoridades que vulneren la independencia…”.

En consecuencia, por lo hasta aquí expuesto, el senador Enrique Bacchetta se ha extralimitado en el ejercicio de su derecho de libertad de expresión; prejuzgó una causa que podría ser sometida a su entendimiento. Su declaración a favor de Ulises Quintana en su tuiteo es clara y no da margen a dudas y se deduce de los términos utilizado en el tuit: “injusticia que estás viviendo”, y eso obviamente iba a tender a una futura condena por la remoción del cargo de la fiscal y el juez de la causa. El Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados debe demostrar efectivamente a todos los paraguayos la credibilidad que pretende como valor, la credibilidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COTIZACIÓN DEL DÓLAR

USD1
Estados Unidos Dólar. USA
=
7.556,41
PYG –0,03%
0,92
EUR +0,01%
5,60
BRL 0,00%
924,13
ARS +0,03%
40,30
UYU 0,00%