La directora de Sagrado Corazón refuta acusación y dice que colegio es privado

La dueña y directora del Centro Educativo Integral Sagrado Corazón de Jesús, colegio privado subvencionado en parte por el Estado, Lilian Raquel Ávalos, rechaza de manera contundente las acusaciones realizadas por un grupo de padres contra la institución, ante el elevado costo que supuestamente perciben. Afirmó que el establecimiento educativo es totalmente privado, pero reconoce que tres docentes son pagos por el Ministerio de Educación y Ciencias, además de recibir kits escolares.

Fachada del Centro Educativo Sagrado Corazón de Hernandarias.

Los padres se quejaron por el alto costo de la matrícula y que desde el próximo año deben pagar por 11 meses y que supuestamente 10 meses nada más desarrollan las actividades académicas.

Ante estas y otras afirmaciones de los padres, la directora Lilian Raquel Ávalos, aseguró que la institución es privada subvencionada, contando con tres docentes pagados por el Estado. Dijo que el momento de la matrícula se le entrega a los padres para que vean las actividades que hará el colegio durante el año, que ninguno puede decir  que está sorprendido, pues sostiene que se inscriben de manera conscientes.

La dueña del Centro Educativo dijo que al resto del plantel docente, tanto en la primaria, secundaria y formación docente, paga la institución, además de agua, luz, teléfono, internet, comida de los niños de la guardería y de docentes doble turno que almuerzan en la institución.

La lista de exigencias de la institución, además del calendario de actividades finales se provee a los padres cada inicio del año, por lo que quedó sorprendida la directora por las acusaciones, según ella infundadas de los padres.

La directora también dijo que es mentira la acusación de los padres con relación a evaluación a los alumnos de acuerdo a la participación de actividades pagadas, en diferentes eventos. Acotó que no se suma ni se resta puntos a niños que no participan de las actividades programadas por la institución.

Los padres denunciaron que este año estaban pagando una suma de G. 220.000 en concepto de cuotas, pero el aviso que se emitió fue el de un aumento de G. 20.000 más y que desde el próximo año se debe pagar de febrero a diciembre. Ante estas afirmaciones, reiteró que la institución no es pública, que es una privada subvencionada.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *