Fiscalía y Policía no muestran interés para aclarar hurto de G. 180 millones

El Ministerio Público y la Policía Nacional, al parecer, se pusieron de acuerdo para no aclarar el robo de G. 180 millones en perjuicio de un empresario, ocurrido el 13 de julio del año en curso. La víctima reconoció a uno de sus funcionarios como el presunto autor del hecho, sin embargo, hasta la fecha, el hombre sigue libre. Llamativamente, el fiscal Julio César Paredes no ordena la captura del empleado infiel y de esa manera el caso sigue sin ser aclarado. Lo grave de este hecho es que los agentes de la comisaría 22ª  del barrio Don Bosco y de Inteligencia del Alto Paraná ocultaron el millonario robo. 

Alcides López Pera, detenido el lunes por agentes de Investigación de Delitos, pero por orden fiscal, fue liberado nuevamente, pese a haber sido plenamente identificado.

El robo ocurrió a las 01:30 de la madrugada del viernes 13 de julio pasado en el interior de la firma Alquimia SA, ubicada sobre la calle Los Lapachos, en  inmediaciones al hospital Materno Infantil Los Ángeles. Un solitario hombre ingresó por la parte trasera de la fábrica y fue directo a la oficina de la víctima, Edgar Eusebio Garcete Aquino, y con una pata de cabra, que ya estaba dentro del local, forzó la puerta de la oficina y se apoderó de los G. 180 millones que serían destinados a la compra de un camión, que estaban guardadas en uno de los cajones de su escritorio. La víctima se percató del hecho cuando llegó a su empresa a las 06:30 de la mañana.

Inmediatamente, el empresario se comunicó con la Policía y agentes de la comisaría 22ª, a cargo del subcomisasrio Miguel Ángel Ávila Viana. La víctima y los uniformados revisaron el circuito cerrado y pudieron observar a una persona del sexo masculino que vestía pulóver con capucha, ingresó por la parte posterior forzando la ventana. Garcete Aquino reconoció de inmediato a uno de sus funcionarios, identificado como Alcides López Pera, como el presunto autor del robo. Ante este hecho, sugestivamente el subcomisario Ávila convocó al lugar al subcomisario Blas Fernández, jefe del departamento de inteligencia y no a los agentes de Investigación de Delitos, como corresponde. Ambos policías se hicieron cargo de la “sigilosa investigación” y ni siquiera comunicaron el hecho a los superiores.

 

El circuito cerrado muestra al presunto delincuente cuando revisaba la oficina de la firma Alquimia SA.

CASI UN MES

Ante la inacción de los citados policías y de la propia unidad fiscal nº 6, a cargo del fiscal Julio César Paredes, a casi un mes del hecho, la víctima, desesperada por recuperar su dinero, recurrió el lunes 6 de agosto junto a los agentes de Investigación de Delitos para que estos puedan investigar el caso desde foja cero, ya que los primeros nada hicieron. Ese mismo día los investigadores ya detuvieron a Alcides López Pera, pero llamativamente el fiscal Pareces ordenó que lo liberen nuevamente, pese a que la víctima lo reconoce plenamente.

Al parecer, tanto la Fiscalía como agentes de Inteligencia y de la comisaría 22ª se confabularon para no aclarar el caso, pues si lo quisieran hacer hace rato tenían los elementos como para hacerlo. La víctima exige que el caso sea investigado y recuperar su dinero a como dé lugar.

 

¿DETENIDOS Y LIBERADOS?

Dentro de la propia Policía hay rumores de que supuestamente dos días después del hecho, los agentes de Inteligencia ya habían detenido a Alcides López Pera y a otros dos de sus compañeros de trabajo, a quienes despojaron de todo lo que robaron y luego los liberaron nuevamente. Esta versión cobra fuerza, teniendo en cuenta el nulo interés que demuestran los investigadores para aclarar el caso. Por citar un solo ejemplo, desde el miércoles de la semana pasada la Fiscalía ya recibió los cruces de llamadas del número telefónico del sindicado y los policías “inteligentes” ni se tomaron la molestia de retirar los documentos.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *