Expolicía que mantenía como esclava sexual a su hijastra de 8 años busca burlar la justicia

El exagente de Interpol, José María González Marecos, procesado por violar sistemáticamente a su hijastra de apenas 8 años de edad, podría burlar definitivamente a Justicia. En reiteradas ocasiones, su defensa solicitó la revocación de la prisión preventiva que pesa sobre el mismo, y así facilitar su fuga del país. La semana pasada, el Juzgado Penal de Garantías n° 6 rechazó su pedido, y la defensa apeló dicha resolución, por lo que los integrantes de la sala penal n° 2 de la Cámara de Apelaciones tienen en sus manos asegurar su sometimiento al proceso hasta su culminación.

Isidro González, camarista.

González Marecos está acusado por el Ministerio Público por los supuestos hechos punibles de coacción sexual y violación, y abuso sexual en Niños, exponiéndose a una condena que podría llegar hasta los 22 años, debido al concurso de hechos punibles.

Debido a la contundencia de los elementos probatorios existentes en su contra, el exagente policial tendría planeado fugarse del país. Pero para ello, necesariamente debe lograr revocar la prisión preventiva que como medida cautelar pesa sobre él.

En ese contexto, durante una audiencia de revisión realizada la semana pasada, la jueza penal de garantías Dólica Giménez de Liuzzi denegó el último pedido de revocatoria de prisión preventiva planteada por la defensa. Tanto los representantes de la Fiscalía, Gustavo Yegros y Stella Marys Ramírez (coadyuvante), como la querella, se opusieron al pedido de prisión domiciliaria, debido al inminente peligro de fuga del procesado.

Miriam Meza, camarista.

La defensa ejercida por el abogado Silvio Duarte, a quien se le canceló la personería en esta causa debido a los exagerados planteamientos dilatorios que realizó y a su mala fe demostrada durante el litigio, apeló la resolución. La semana próxima, la sala penal de apelaciones n° 2, integrada por los magistrados Miriam Meza, Isidro González y Aniceto Amarilla, debe dictaminar sobre el mismo. La decisión que tomen los camaristas será determinante para la prosecución del proceso, teniendo en cuenta que de concederle la revocatoria al acusado, estarían facilitando la fuga del mismo.

El caso es extremadamente grave, porque conforme a los elementos obrantes en la carpeta fiscal, González Marecos mantuvo por más de 3 años como su esclava sexual a la niña de apenas 8 años de edad, aprovechando su condición de padrastro. Según el desgarrador relato de la víctima, el hombre abusaba sexualmente de ella en forma sistemática, y bajo constantes amenazas.

El acusado es un personaje que, en su carácter de expolicía, reviste alto grado de peligrosidad atendiendo  su preparación física, táctica y técnica, como así también por su entrenamiento en el manejo de armas, lo que lo hace una persona de cuidado, atendiendo la situación procesal en la que se encuentra.

Actualmente hace alarde de que ya tendría “todo arreglado” con los camaristas, para lograr su libertad.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *