Fiscalía investiga presunta negligencia médica tras fallecimiento de un bebé

El Ministerio Público investiga una denuncia de presunta negligencia médica tras la muerte de un recién nacido que, según los médicos del hospital de Minga Guazú, fue por una hipoxia cerebral, sin embargo, los familiares de la criatura afirman que se trató de una mala praxis médica. El bebé nació el viernes durante un parto normal y falleció el sábado último, mientras los responsables del nosocomio se decidían a ingresarlo o no a cuidados intensivos.

Teodolina Paredes Martínez, madre del bebé fallecido, sostiene que su hijo murió a raíz de una terrible negligencia médica.

La agente fiscal Vanesa Candia tomó intervención de inmediato en el caso luego de que los padres, Héctor Ariel Cardozo Céspedes y Teodolina Paredes, recurrieron al Ministerio Público, porque recibieron la información de que el recién nacido había sufrido una fractura en el brazo y que tuvo una muerte cerebral. La fractura fue descartada con una radiografía, pero se confirmó, tras la verificación del médico forense, que el bebé sufrió una hipoxia cerebral, que es una afección ocasionada por la falta de oxígeno en el cerebro.

La fiscal se constituyó en el hospital distrital, acompañada de la jueza penal de garantías Teresita Cazal, para solicitar el historial clínico del bebé, pero tuvieron que esperar por cerca de cuatro horas para obtener el documento, el cual apareció cuando se estaba por allanar el recinto. Inicialmente, los médicos le informaron al padre que necesitaba de urgencia ingresar a su hijo a la Unidad de Terapia Intensiva, pero que no había en el lugar, por lo que el menor fue trasladado al Hospital Regional, donde aguardaban internarlo.

Los datos apuntan que la madre del bebé fallecido entregó los documentos que acreditan que había seguido el tratamiento médico al pie de la letra en el centro asistencial público. Su bebé tenía el cordón umbilical liado al cuello, pero aún así nació en parto normal y la complicación se habría dado durante el nacimiento

 

CUATRO HORAS

Los directivos del hospital distrital de Minga Guazú tardaron más de cuatro horas para entregar el legajo médico del tratamiento prenatal de la mujer a la agente fiscal Vanessa Candia, quien estaba a punto de allanar las oficinas del hospital para buscar los documentos.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *