Nativos tienen derecho mayor protagonismo en la política

José Anegui, conocido líder indígena Aché de Alto Paraná, se está lanzando a la Diputación por un movimiento político. Enhorabuena, ya que indudablemente los nativos tienen derecho a contar con un mayor protagonismo en la política paraguaya. Según el Censo de 2012, en el Paraguay habitan 120.000 personas pertenecientes a 19 pueblos originarios de cinco familias lingüísticas. Los más numerosos son los Mbya Guaraní, con 21.000 habitantes, mientras que los más escasos en cantidad son los Tomáraho, solo 152. Muchos de ellos viven en la pobreza y en la indigencia extrema.

El índice de analfabetismo entre las mujeres es del 43 por ciento; entre los hombres, del 33 por ciento. La población en edad de trabajar está conformada por 80.000 personas, de las cuales solo el 52 por ciento se dedica a alguna actividad por la que reciben una remuneración. El estudio no especifica lo que reciben por sus prestaciones, pero bien se sabe que a los indígenas se los explota de manera inmisericorde en establecimientos ganaderos y agrícolas.

Si bien los propietarios originales de las tierras son los nativos, en la práctica muchas comunidades han sido desplazadas de sus posesiones ancestrales por poderosos terratenientes que cuentan con la complicidad del poder político regional e, inclusive, nacional. Los que tienen títulos de propiedad que salvaguardan su derecho territorial son los menos.

Los indicadores de salud, educación y vivienda son los que refuerzan el estado de vulnerabilidad en el que se desenvuelven –en general– los que sobreviven a duras penas en medio de sus necesidades diarias insatisfechas.

En los últimos 30 años –solo por tomar el segmento histórico más reciente de nuestro país– los gobiernos poco o nada han hecho para devolver su dignidad a los que hoy requieren una urgente atención global a través de una política de Estado que contemple su situación y les dé respuestas sostenibles en el tiempo.

Los políticos se han olvidado de las comunidades indígenas a las que, sin embargo, en épocas electorales recurren con promesas de ofrecerles mejores condiciones de vida. Ese abandono en el que se encuentran es el que los impulsa a incursionar en política, como lo es el caso de José Anegui.

Parten de la idea de que, por esa vía, podrán contar en el Congreso con parlamentarios propios que luchen por sus intereses, den constante visibilidad a sus reclamos y logren afianzar un espacio de poder que les permita obtener logros para que los derechos de los pueblos originarios sean reconocidos y puedan vivir con dignidad.

La acción indígena es una llamada de atención a la clase política y a la sociedad civil. Urge, pues, escuchar esa voz que desnuda la insensibilidad hacia sus problemas y cambiar de actitud para considerarlos también como miembros efectivos de nuestra sociedad.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *