Descontrol vehicular por doble fila podría afectar al comercio esteño

 El descontrol que se registra en la zona céntrica de Ciudad del Este por la implementación del estacionamiento con doble fila podía ahuyentar a los compradores que quieran ingresar a los centros comerciales. El nuevo sistema de recaudación ilegal está a cargo de los cobradores de tarifa de estacionamiento y agentes de tránsito, avado por las mismas autoridades comunales. En varias avenidas de la capital departamental se registran embotellamientos a causa de esta nueva forma de “ordenamiento”.

Una de las avenidas con doble fila en el microcentro de Ciudad del Este.

El “ordenamiento” en las calles céntricas que tiene como único propósito la recaudación ilegal estaría siendo implementado por el clan Zacarías, pues ante la denuncia de los comerciantes y medios de comunicación, la intendente Sandra McLeod hace caso omiso a la problemática vial.

El embotellamiento de vehículos y desorden de todos los días afectan a los comerciantes   del microcentro de esta ciudad, que dependen de los que ingresan diariamente para hacer compras.

Las avenidas Adrián Jara y Carlos Antonio López están cubiertas de vehículos livianos desde tempranas horas en ambos costados, con plena autorización de los agentes de tránsito municipal. Los cuidadores “autorizados” son los que recaudan diariamente, pero es totalmente ilegal, según manifestaron los concejales opositores.

La suspensión del cepo finalmente resultó favoreciendo a los “zorros” y cobradores del estacionamiento tarifado en el microcentro para esta nefata práctica que viene en detrimento de los comerciantes y de las personas que quieran circular libremente en el microcentro para realizar su compra.

A pesar de las numerosas críticas a la intendente de Ciudad del Este, Sandra McLeod de Zacarías, por apañar la vergonzosa actitud de sus funcionarios, zorros y cobradores del estacionamiento tarifado, parece preferir estar en el foco de los cuestionamientos y seguir permitiendo las irregularidades en el céntrico sector de la ciudad, causando vergüenza a propios paraguayos y extranjeros que llegan a la capital del Alto Paraná para hacer compras.

Con el esquema, es decir, “doble fila” de vehículos sobre las calles, el ingreso es mayor para los cobradores de tarifa que, a su vez, comparten su ganancia con los “zorros” para evitar que los mismos intervengan y mucho menos sancionen a los automovilistas que dejan aparcados sus rodados en los lugares prohibidos.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *