“Carnean” sin piedad vehículos guardados como evidencias en el depósito de la Fiscalía de CDE

Un verdadero esquema, bien estructurado, de robo y venta de repuestos de vehículos “guardados” en el depósito de evidencias del Ministerio Público, fue denunciado ante este medio por un profesional del derecho, al percatarse de que el automóvil de su cliente, incautado como evidencia hace poco más de seis meses, estaba totalmente desarmado. El letrado no denunció el hecho ante la Fiscalía, pues se sabe que la adulteración de cualquier evidencia de un hecho punible anula todo el procedimiento y eso conviene a su defendido. La Clave investigó el hecho y pudo recabar varios datos que pueden servir al fiscal adjunto Alejo Vera para una investigación más profunda del caso para identificar y castigar a los responsables de esta rosca.

Vista aérea del depósito de evidencias del Ministerio Público ubicado en el barrio Fátima de Ciudad del Este. Desde arriba, a simple vista, se puede observar varios vehículos desarmados o con las puertas abiertas.

El abogado Pánfilo Garay, administrador y encargado del depósito de evidencias de la Fiscalía, sería el cerebro de esta rosca mafiosa que se encarga de robar y vender piezas de automóviles que están guardados en el predio ubicado en el barrió Fátima de Ciudad del Este. Del esquema también formarían parte los guardias del depósito (funcionarios del Ministerio Público), agentes de la Policía Nacional designados a custodiar el sitio, dos asistentes fiscales y el propietario de un taller denominado “AV”

EL ESQUEMA

Los datos indican que el esquema funciona de la siguiente manera: un asistente fiscal que tendría acceso directo a la bóveda de la Fiscalía se encarga de conseguir los clientes, es decir, personas que necesitan repuestos de vehículos, posteriormente, verifican si en el depósito hay lo que el comprador necesita.

Fachada del taller “AV”, propiedad de Alfredo Viera. En este lugar presuntamente los vehículos son llevados y desarmados para luego vender los repuestos.

Según nuestra fuente, una vez ubicado el objetivo, el operativo de robo y desarme se realiza en horas de la noche y madrugada. Una persona, que sería el asistente fiscal, entra al depósito y supuestamente saca el vehículo del sitio como sin nada y lo lleva al taller “AV”, del barrio San Roque de Presidente Franco, cuyo propietario es Alfredo Viera.

Allí presuntamente se procede a desarmar prácticamente todo el rodado, como por ejemplo tableros, asientos, tapizados, parte eléctrica, equipos de sonido, llantas, compresores de aire, radiadores y faros. Los motores y la caja de cambios originales son cambiados por otras piezas de otros rodados que casi ya ni funcionan. El objetivo es que arranque para que vuelvan a ingresar el rodado andando en el mismo lugar de donde lo sacaron, pero totalmente “pelado”.

En algunos casos incluso ya no vuelven a llevar el vehículo o de lo contrario lo sustituyen por otro de igual modelo y color, pero en deplorable estado.

REPUESTOS CAROS

Según los datos, en la mayoría de los casos, los vehículos “carneados” son de alta gama, cuyos repuestos originales cuestan caro en las concesionarias autorizadas o son difíciles de conseguir, pero los avivados funcionarios lo consiguen a mitad de precio. Los integrantes de este esquema estarían facturando millones en forma mensual, ya que acorde a las informaciones de dos a tres vehículos son carneados por mes en el referido taller.

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *