En Bolivia se hizo justicia al restituir a niña que fue quitada a la fuerza de los abuelos

La justicia boliviana restituyó a sus abuelos a una niña de 9 años, luego de casi tres años de proceso judicial iniciado para rescatarla del poder de sus tíos, quienes la escondieron en el país del altiplano. El proceso judicial en Bolivia tardó apenas cuatro meses, el resto de la batalla en la Justicia fue en el Paraguay. El caso afecta a Paola, quien es nieta de Milciades Dávalos y Pablina Brítez. Estos son sus abuelos maternos, que tienen la patria potestad porque la madre la había abandonado en un hospital de España.

Los abuelos con la niña ya en Ciudad del Este, luego de que la misma haya sido traída de Bolivia.

La familia vendió una casa para costear cuatro meses de proceso en Bolivia, tiempo durante el cual Dávalos estuvo viviendo en el vecino país, primeramente en un hotel, pero por el costo que demandaba tuvo que cambiar a una vivienda de alquiler.

La menor residía con los abuelos y ya había viajado junto a sus tíos, Victoria Brítez López, hermana de su madre, y Milvio Eduardo Ilescas Montes, a Bolivia.

Sin embargo, su último viaje a casa de sus tíos duró casi cinco años, ya que desde la salida legal registrada el 28 de febrero del 2013, por un término de 90 días, sus tíos hicieron todo lo posible para que no les vea más a sus abuelos, según los antecedentes.

Milciades y Pablina no quedaron de brazos cruzados y visitaron la Secretaría Nacional de la Niñez y Adolescencia para pedir socorro a las autoridades. En el lugar, la responsable, la abogada Lilian Méndez se negó a ayudarles, según la abogada Teresa Martínez.

Luego, los abuelos iniciaron las acciones judiciales. Una demanda para pedir la restitución en el juzgado de la niñez y adolescencia, a cargo de Guillermina Ramírez de Giubi y otra denuncia por violación de la patria potestad ante la Fiscalía de Presidente Franco. En este caso, ahora los tíos tienen pedido de captura internacional.

Paola comparte con sus familiares tras una larga odisea de sus abuelos para recuperarla del poder de sus tíos.

El proceso en Paraguay fue iniciado en el 2014 y culminó en mayo del año 2017, con una orden de restitución a favor de los abuelos, lo que derivó en el exhorto suplicatorio remitido a Bolivia, a través de la Cancillería Nacional. El juicio se prolongó por varios años, porque los tíos recurrieron en todas las instancias e igual perdieron.

Mientras que en Bolivia el proceso judicial tardó cuatro meses, mientras que la niña era sometida a un tratamiento sicológico para recuperar el vínculo que perdió. Fue la jueza Shirley Becerra quien dictaminó la restitución de la menor y el proceso generalmente tarda unos 90 días en el vecino país, lo explicó la abogada Nineth Romero, quien tuvo a su cargo la defensa en el vecino país y acompañó ayer a la niña y a sus familiares.

SECRETARIA DE LA NIÑEZ NO ACTIVO EL CONVENIO

La abogada Teresa Martínez dijo ayer a la prensa que cuestionaban porqué la Secretaría de la Niñez se negó a ayudar a los abuelos de la niña. El proceso debía durar apenas unos seis meses si activaba un convenio que existe ente los países latinoamericanos sobre la restitución de los niños, según la abogada.

Pero, debido a que se tuvo que recurrir a la Justicia, esto tardó unos tres años en culminar con un expediente que tiene cuatro tomos, pero que, para felicidad de los abuelos, tuvo sentencia favorable. Martínez denunció que los juzgados de la niñez y adolescencias tienen varios casos en los que interviene la Secretaría Nacional de la Niñez y Adolescencia, sin embargo, eso no ocurrió en el caso de Paola.

Nineth Romero relató que la niña estuvo inicialmente en una vivienda de Sucre, de donde posteriormente los tíos ya la llevaron hacia Santacruz de la Sierra. Los tíos denunciaron que supuestamente la niña fue abandonada en Bolivia y falsificaron una venia de menor, luego de que venciera los 90 días de plazo establecido en el documento judicial que había servido para sacarla legalmente del Paraguay.

DENUNCIA FALSA Y ACCIDENTE

Una denuncia de supuesta falsificación de documentos fue presentada contra Milciades Dávalos ante la Fiscalía de Presidente Franco, con relación a la documentación de inscripción de la nieta, según lo reveló ayer.

“Estaba viniendo de Bolivia para la citación para declarar sobre el caso, cuando me agarraron los agentes policiales en el Chaco y me llevaron preso a Filadelfia. Llegó un policía y pidió la lista de pasajeros. Directamente buscaron mi nombre y preguntaron quién era yo. Cuando me identifiqué, me dijeron que bajara mis cosas y me llevaron directo a la comisaría”, relató Dávalos.

Los uniformados tenían una orden de captura firmada por una fiscal de Presidente Franco y aparentemente tenían conocimiento que el buscado se encontraba en el transporte público. Le hicieron perder el colectivo y le pidieron G. 5 millones para liberarlo. Solo le soltaron porque su esposa fue a reclamar a la Fiscalía y tuvieron que ordenar su libertad, para que pueda viajar para declarar.

Otra anécdota que señalaron es que cuando fueron a buscar a la nieta, un poblador de Pozo Colorado embistió contra el vehículo en el que viajaban y tuvieron un accidente grave. Sin embargo, pudieron reponerse del hecho y seguir peleando para recuperar a la nieta.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *